2005-11-23

La Alpujarra.




Aquí teneis uno de esos paisajes idílicos típicos de postal, el cual uno se puede encontrar en la famosa Alpujarra granadina. Es este un paraje al cual se accede después de cientos de curvas imposibles y después de pasar por municipios como Lanjarón, Orgiva y cuya carretera sube cada vez más y más hasta llegar a pueblecitos como Capileira, el segundo más alto que podemos encontrar después de Trevelez si mi memoria no me falla. La zona, pese a su inaccesibilidad goza de mucha actividad, fruto sobretodo a la gran afluencia de turistas que se acercan a disfrutar de estos paisajes, los cuales nos transportan a veces, a otra realidad.





Hace escasas fechas tuve el placer de pasar una fantástica tarde en compañía de mi queridísima María, Iván, Amaya y por supuesto de Marla, mi niña, la persona que me ha devuelto la ilusión por todo y que aparece conmigo en la foto anterior. Es este un cortijo andaluz alejado de todo concepto que tengamos de "cortijo", ya que está alejado de la mano de Diós y donde trabaja de panadero un tal Gerónimo. Es esta una de esas personas que te marcan. Es su manera de entender la vida, la sociedad, la realidad e incluso la percepción de las cosas la que hace que prestes atención a todas y cada una de las palabras que salen de su boca. Escuchandole uno aprende que es posible vivir sin sufrimientos, pese a que las condiciones no acompañen, escuchandole uno aprende que nunca es tarde para ser feliz porque la felicidad esta dentro de nosotros.



Aquí podeis ver a toda la foto de familia en la que podemos ver a Amaya e Iván a los extremos y a los cuales quiero enviar un abrazo enorme ya que desfruté de un fin de semana fantástico con ellos. Agradeceros también que durante la cena del sábado me ayudaseis a entender un poquito mejor lo que implica vivir en el País Vasco. Son esas anécdotas, esas pequeñas historias que nadie cuenta en la tele ni la radio ni en el periódico las que definen a la perfección lo que algunas personas tienen que aguantar allí. Iván por último, recordarte que tenemos que continuar esa charla sobre Comunismo y Religión porqué sobre eso si que me tienes que aclarar ciertas cosas, si ya se que ahora me dirás que la Iglesia no es su cúpula, pero es la base la que consiente a la cúpula y eso tampoco está bien. En cuanto a María solo decirte que pese a lo pequeñita que eres... eres muy, pero que muy grande, te diga lo que te diga la Sara y aunque te odie porque Marla y yo consiguiesemos lo que ella no consigue... aunque luego te de vueltas el lavabo... mira que eres rara! Con la de cosas que hay para dar vueltas y tu escojes un lavabo!





La noche acabó como mandan los cánones, entre copazo y copazo, fotos de ferran y por supuesto, en buena compañía. Así nos gusta pasar nuestras noches de sábado a mi niña y a mi. Es una manera de entender que las despedidas, aunque temporales, nos las tomamos como algo alegre y divertido, porqué sabemos que siempre habrá una próxima vez. Para nosotros siempre habrá una próxima vez porqué somos los más fuertes!


1 comentarios:

Aleie dijo...

Cuando quieras, je, je. Probablemente en dciembre, entre kubata y kubata.

Un saludo desde la lluviosa Bizkaia.